¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Borrar tatuajes con láser

Escrito por el Junio 25, 2015 en Avances | 0 comentarios

Como eliminar los tatuajesLos tatuajes pueden pasar a molestarnos por diferentes motivos. El desamor, el cambio de modas, los tatuajes de mala calidad o los cambios en el estilo de vida son los principales. En el momento que esto ocurre el paciente tiene dos opciones: resignarse a llevarlo de por vida o tomar cartas en el asunto y acudir al especialista adecuado para eliminarlo.

Hasta hoy, los tratamientos para la eliminación de tatuajes no eran satisfactorios, ya que no los eliminaban al 100% y además de dejar cicatrices, eran poco eficientes, sobre todo en el caso de los tatuajes de color. La técnica del láser RevLite SI consigue eliminarlos de forma definitiva, en todo tipo de piel y de todos los colores con un daño nulo o mínimo para la piel.

A la hora de realizarnos un tatuaje debemos tener en cuenta una serie de puntos, que harán más segura la intervención para eliminarlos si en algún momento lo decidimos. Algunos consejos serían tener en cuenta que los colores más difíciles de eliminar son los verdes, azules claros, amarillos, naranjas y fluorescentes, o que el rojo puede tener níquel, un elemento al que gran porcentaje de la población es alérgico.

 

Técnica eficaz y segura

Aprobado por la FDA, el láser RevLite, láser Q-switched, cuenta con una tecnología fotoacústica, un procedimiento efectivo con una menor producción de calor, y ofrece por tanto, mayor seguridad. La tecnología fotoacústica del láser RevLite se diferencia de otros láseres del mercado debido a que emite energía con un perfil de disparo de alta energía plano, omitiendo los picos o puntos calientes. El tejido circundante y la piel sufren un mínimo daño aplicando esta revolucionaria técnica.

Gracias a las cuatro diferentes longitudes de onda que utiliza este nuevo láser se pueden eliminar todos los colores, incluidos algunos muy difíciles que con otros láseres no había manera de borrarlos de forma definitiva.

Los factores que influyen a la hora de establecer y determinar el tipo de tratamiento y las sesiones necesarias son la cantidad y el tipo de tinta, y la profundidad del dibujo o el tamaño. Generalmente, suelen ser entre 6 y 10 sesiones realizadas cada tres meses

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *