¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Casi la mitad de pacientes con esclerosis múltiples frenan el avance de la enfermedad gracias a los nuevos tratamientos

Escrito por el Diciembre 18, 2017 en Días Mundiales | 0 comentarios

El 18 de Diciembre es el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, enfermedad que afecta a 100 de cada 100.000 habitantes en España. El Dr. Yusta, experto en Neurología, habla de los avances en tratamientos e investigación de la Esclerosis Múltiple, así como de la importancia del entorno para tener un mejor pronóstico.

La esclerosis múltiple es la primera causa de discapacidad en personas jóvenes en los países desarrollados.

Qué es la esclerosis múltiple

 
La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria y neurodegenerativa del sistema nervioso central (cerebro, tronco cerebral y médula espinal), que afecta al recubrimiento (mielina) que recubre a las prolongaciones (axones) de las neuronas. Este “ataque” a la mielina se produce porque nuestro organismo no reconoce como propio algún componente de la que está formada. Para que se produzca esta alteración, un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B y linfocitos T, van a jugar un papel primordial en el inicio de la enfermedad.

Esta patología suele darse en gente joven, entre los 20 y los 40 años, más en mujeres que en hombres y es muy rara antes de los 15 y después de los 50. Es la primera causa de discapacidad en personas jóvenes en los países desarrollados del hemisferio norte. En España la prevalencia de la enfermedad es de 100 pacientes por cada 100.000 habitantes.

 

Cuál es la causa de la esclerosis múltiple

 
Para que se produzca hay implicados factores genéticos y ambientales. Así, el riesgo de sufrir la enfermedad cuando uno de los padres o de los hermanos (no gemelo) la padece, sucede en menos de uno de cada diez casos. Si el que la padece es un gemelo univitelino, en tres de cada diez casos existe la probabilidad de que la sufra el otro gemelo.

Sin embargo, hay factores ambientales que explicarían hasta siete de cada diez casos de la esclerosis múltiple. Si se nace en un país y se vive en él durante los primeros 15 años de vida, tendremos el riesgo de padecer la enfermedad de dicho país. Si nacemos en este país, pero nos trasladamos a vivir antes de los 15 años a otro, tendremos el riesgo de padecer la enfermedad de este último. Por lo tanto, los factores ambientales de los primeros 15 años de vida parecen ser fundamentales para el desarrollo de la enfermedad.

Estos factores implicados todavía son discutibles y no se ha encontrado ninguno con una importancia capital. Se ha observado que las personas que tuvieron menos radiación solar intraútero (cuando sus madres estaban embarazadas de ellos) tienen más riesgo de sufrir de esclerosis múltiple. Esto explicaría, en parte, porqué los países del norte de Europa con menos radiación solar, tiene más prevalencia de esta enfermedad. También se ha observado que bajos niveles de vitamina D activarían el sistema inmunológico y sería un factor que empeoraría el pronóstico cuando ya se sufre la enfermedad. Lo mismo ocurre con el tabaco. En este hay un compuesto que también estimularía el sistema inmunológico.

Se han encontrado otros factores que podrían ser factores de riesgo para sufrirla como el alto consumo de sal, la obesidad en la adolescencia, la infección por el virus de Epstein-Barr que produce la mononucleosis infecciosa, entre otros.

 

Cómo se diagnostica la esclerosis múltiple

 
La esclerosis múltiple, al “romper la mielina” va a producir las llamas “placas” de desmielinización y, dependiendo de su localización en el sistema nervioso central, producirán los síntomas neurológicos. Los más frecuentes van a ser pérdida de visón por uno de los ojos, pérdida de fuerza o de destreza por una extremidad, alteraciones de la sensibilidad en una parte del cuerpo, dificultad para caminar o para el control de la orina. Estos síntomas se denominan “brote” y van a durar más de un día y, en la mayoría de las ocasiones, se resuelven en menos de un mes. Es muy frecuente que una vez pasados los síntomas, estos puedan volver a aparecer cuando se tenga fiebre o haya algún aumento de la temperatura corporal.

Ante esta sospecha clínica, el neurólogo realizará una imagen por resonancia magnética, en la que se observarán imágenes de las placas de desmielinización distribuidas por el cerebro y/o la médula espinal. Con una clínica sugestiva y las imágenes proporcionadas por la resonancia se puede diagnosticar la esclerosis múltiple. Posteriormente, se realizará una punción lumbar en la que se obtendrá líquido cefalorraquídeo para evaluar la actividad inflamatoria que está sufriendo el sistema nervioso central, mediante el estudio las llamadas bandas oligoclonales.

 

Tratamiento para la esclerosis múltiple

 
Una vez realizado el diagnóstico se propone al paciente un tratamiento personalizado e individualizado.

En la actualidad tenemos múltiples tratamientos que permiten disminuir la frecuencia de los brotes y que la discapacidad sea mucho menor a lo largo de la evolución de la enfermedad. En los últimos 20 años el pronóstico de la enfermedad ha cambiado radicalmente. En la actualidad podemos elegir qué tratamiento conviene más a un paciente, según el sexo, edad, expectativas vitales, tipo de actividad y de trabajo,… Con estos tratamientos se ha llegado a conseguir que casi la mitad de los pacientes estén, aunque no curados, libres de actividad de la enfermedad.

También podemos dar tratamientos diferentes según la actividad o gravedad de la esclerosis múltiple. Si esta es muy activa (brotes seguidos, no recuperación después de un brote), podemos dar tratamientos más potentes desde el principio. Si esta es poco activa, podremos utilizar otros tratamientos con menos riesgo de efectos secundarios.

Por otro lado, es muy importante tratar los síntomas que produce la enfermedad. Uno de los síntomas más frecuentes es el cansancio y fatiga intensos. Tenemos tratamientos farmacológicos y de fisioterapia que van a mejorar este cansancio. También los síntomas de falta de control esfinteriano, el dolor, la alteración de la marcha, el aumento del tono muscular, la disfunción sexual, la depresión,… Estos pueden ser tratados y controlados de manera adecuada por su neurólogo, quien le orientará la mejor manera de hacerlo.

Se está investigando mucho, y en los próximos años saldrán más tratamientos que mejorarán aún más el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con esclerosis múltiple.

 

La importancia de la familia, el trabajo y la sociedad

 
Se ha observado que el apoyo familiar es muy importante para los pacientes diagnosticados de esta enfermedad. El apoyo psicológico en una enfermedad crónica como esta va a ser fundamental para una buena calidad de vida y sensación de bienestar.

En los estudios de seguimiento se ha observado que cerca de la mitad de los pacientes con esclerosis múltiple ha reducido o dejado su actividad laboral. Es necesario que se pueda adaptar el puesto de trabajo a estos pacientes con medidas tan sencillas como colocar el puesto de trabajo cerca de un cuarto de baño, una adecuada iluminación y temperatura o hacer descansos cada varios horas para evitar la fatiga. Con estas medidas tan simples el paciente podrá desarrollar su actividad, prácticamente, como si no tuviese la enfermedad.

Con el desarrollo de las redes sociales se está visualizando más la esclerosis múltiple. Esto tiene aspectos indudablemente positivos en el conocimiento general de la enfermedad y en compartir experiencia, pero también hay muchas informaciones vertidas en la “red” que son inexactas y, a menudo equívocas.

Es fundamental que el paciente con esta enfermedad tenga una relación de confianza con su neurólogo, que le explicará el pronóstico, el tratamiento individualizado que se puede aplicar, el tratamiento para los síntomas que aparezcan y será su apoyo en los momentos que lo necesite.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *