¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Día Internacional de la Mujer: las doctoras también reivindican

Escrito por el marzo 8, 2018 en Días Mundiales | 0 comentarios

Hoy 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Durante todo el día tendrán lugar a nivel mundial multitud de actos, manifestaciones y reivindicaciones de diversa índole, reclamando participación femenina, en pie de igualdad con el hombre en la sociedad, así como su desarrollo íntegro como persona.

Aún queda mucho por hacer en pro de la igualdad entre sexos, en todos los ámbitos. La medicina no es una excepción, ya que siempre ha sido considerada una disciplina de hombres, y donde el papel de la mujer ha sido relegado a un segundo plano.

Con motivo de esta fecha tan señalada contamos con la colaboración de dos reputadas especialistas miembros de Top Doctors: la Dra. Natalia Ribé, especialista en Medicina Estética y Andrología, y la Dra. Adriana Paredes, experta en Ginecología y Obstetricia.

Mujer médico, ¿han encontrado hándicaps a lo largo de su carrera?

Continuamente, explica la Dra. Paredes, “desde el acceso a la educación superior hasta el avance a través de ella y lograr la titulación. Si bien mi formación se dio en México, es una cultura muy hermanada con la española pero con muchos menos recursos, y donde probablemente se note aún más la preferencia de las familias por favorecer la educación de los varones, ya que se les ve con más posibilidades de éxito y menos propensos a dejar los estudios incompletos o “desaprovechados” a causa de tener que “sufrir” la maternidad”. Por su parte, la Dra. Natalia Ribé explica que nunca es fácil para las mujeres, y aún menos en carreras o especialidades copadas por hombres, como es su caso: “pero no podemos rendirnos, hay que dar voz a todas aquellas mujeres que por circunstancias están silenciadas. Y la mejor forma es trabajando duro y con amor por lo que hacemos, y haciéndonos respetar”. Y añade: “médico estético y andróloga, una de las especialidades médicas con menos porcentaje de mujeres. Me gustan los retos. Siguiendo con mi pasión vocacional de ayudar a las personas, quería realizar un estudio diferente en cuanto a la formación y especialidad quirúrgica”.

 

¿Qué les motivó a elegir esta profesión?

“Desde pequeña tuve muy claro que mi vocación era ayudar a los demás. Entre mis recuerdos me veo cuidado a un pequeño animal, ayudando en casa a las personas mayores…, por lo que me planteé estudiar Medicina o Veterinaria. Con el tiempo, esta pasión se hizo más profunda y me llevó a elegir la Medicina”, explica la Dra. Natalia Ribé. En cambio, la Dra. Paredes hace referencia a la influencia de su madre, que era enfermera: “Ella siempre me motivaba mucho para que lograra superar mis metas académicas. Quizás su ejemplo como enfermera me inclinó a esta área”, añade.

 

 

¿Qué destacarían como positivo dentro de la medicina?

La medicina es una profesión asistencial, a la par que vocacional. “Eso hace que parta de la premisa de hacer la vida más fácil a los demás: acompañarlos en el dolor, hacer que se sientan mejor”, explica la Dra. Natalia Ribé. “Y esto es más evidente en la Medicina Estética, porque por todos es sabido que si nos sentimos bien por fuera, repercute en nuestro interior, en nuestro equilibrio emocional. Es nuestro deber como médicos hacer un buen uso de la medicina, y eso no se limita solo a tratamiento, sino que debe extenderse a la prevención”, añade.
Sin embargo, las doctoras también destacan como algo positivo que la mujer tenga cada vez un papel más importante dentro de la medicina. “Siempre hemos estado ahí, aportando, pero mi percepción es que no ha sido hasta el siglo XXI que se nota mucho la participación de la mujer, y aún queda mucho por hacer”, dice la Dra. Paredes.

 

¿Cómo conciliar una profesión que requiere tanta dedicación con la idea que la sociedad tiene todavía de la mujer?

Ambas doctoras coinciden: la conciliación no es fácil, por lo que se debe aprender a priorizar. “Es difícil, partiendo de que la sociedad actual nos exige que seamos iguales a los hombres, sin tener en cuenta nuestra vulnerabilidad durante la maternidad y la crianza. Los gobiernos hacen un papel muy deficiente para mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar, pero si queremos proteger a nuestros miembros más vulnerables (infancia y mujer durante el embarazo), favoreciendo que la mujer realice actividades productivas de acuerdo a sus aspiraciones y necesidades reproductivas”, explica la Dra. Adriana Paredes.

Y es que si para cualquier mujer es difícil la conciliación, para una mujer, doctora y madre, también, tareas que deben combinar con la atención a los pacientes, la investigación, la docencia e incluso la participación en congresos. La Dra. Natalia Ribé explica: “Mi profesión es mi pasión pero siempre y cuando pueda ejercerla con excelencia y dando lo mejor de mí misma. Y, sin lugar a dudas, la mejor manera de poder dar el máximo a mis pacientes, es sentirme en equilibrio y paz conmigo misma, y para eso necesito a los míos. De un lado, un equipo formado por mujeres muy profesionales, al que agradezco su ayuda, ya que me facilitan mucho el día a día. Del otro, a mi familia, que es mi prioridad y me hace tener los pies en el suelo, recargándome de energía positiva. Especialmente mi marido y su apoyo en mi día a día, porque gracias a él resulta mucho más fácil poder compaginar mis grandes pasiones”.

 

Investigación y mujeres: ¿hay poca visibilidad y tareas pendientes?

España es un país pionero en investigaciones científicas y médicas, pero pocas veces trascienden las mujeres que se dedican a ello, y que logran éxitos. “El porcentaje de mujeres en I+D no llega al 40%. Es indudable que hay un sesgo y éste es fruto de los estereotipos de género, que continúan más vigentes que nunca hoy en día. Ya desde pequeños los niños aprecian el sesgo, y lo interiorizan. A veces hasta los propios padres contribuimos a ello sin ser conscientes”, explica la Dra. Natalia Ribé. Por su parte, la Dra. Adriana Paredes concluye: “existen muchas mujeres investigadoras pero su trabajo no trasciende en su justa medida. Basta ver la distribución en base al género: la mayoría de los servicios y especialidades en los hospitales españoles están encabezados por varones, a pesar de contar con la mayoría de mujeres, inclusive”.

Sin duda, todavía queda mucho por hacer en igualdad de género y empoderamiento de la mujer. La salud no es un ámbito exento de diferencias y poca visibilidad pero poco a poco se van obteniendo mejoras.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *