¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Los Hilos Mágicos de Polodioxanona (PDO), el futuro de la estética facial

Escrito por el Abril 5, 2017 en Avances, Consejos y prevención | 0 comentarios

Los hilos mágicos de poldioxanona se colocan de manera estratégica con el objetivo de crear una especie de red de soporte de los tejidos faciales, aportando firmeza, elasticidad a la piel del rostro. hilos-magicos-reafirmantes-JBP-V-Lift-300x298

¿Qué son los Hilos Mágicos de Polidioxanona?

 

El efecto V (recuperar la distribución óptima del volumen del rostro de forma natural) a través de los hilos de poldioxanona (PDO), también conocidos como hilos mágicos o hilos japoneses, consiste en la colocación de diversos hilos en posiciones estratégicas para crear una red de vectores que actúan como soporte de los tejidos.
Una vez implantados estos hilos se consigue un efecto de liffting inmediato, junto con una estimulación natural de colágeno. Estos hilos tardan en reabsorberse en torno a seis meses, produciéndose así una fibrosis en la zona tratada que consigue un efecto tensor cuya duración aproximada es de un año o un año y medio. No obstante, la duración variará en función de distintos factores, como la edad o el tipo de piel.

Las fibras generadas proporcionan un efecto tensor en la piel, a través de la creación de una malla que aumenta el colágeno de la dermis, dando lugar a nuevas líneas de sujeción de la piel. Así, estos hilos aportarán rejuvenecimiento, luminosidad y elasticidad a la piel. Además, la piel no sufre en absoluto, ya que no se realiza ningún tipo de corte, por lo que se puede recuperar la normalidad de manera inmediata.

¿En qué consiste la técnica?

 

En una sesión de media hora —de implante de los hilos mágicos— a los que cabe sumarle otros 30 minutos previos de anestesia. Así, según el patrón dibujado en la cara y cuello de cada paciente, se ocupan los vectores con hilos de PDO. Estos hilos se colocan en una aguja portadora de calibre fino, y posteriormente se aplica la aguja en los vectores dibujados, y en el momento en el que se retira la aguja, los hilos de PDO quedan implantados. Una vez implantado, el hilo produce una fibrosis en los tejidos cercanos que activa los llamados fibroblastos, que genera nuevas fibras de colágeno y elastina. Además, esta fibrosos garantiza que los hilos no se desplacen.
No obstante, como protocolo, y con el objetivo de conseguir mejores resultados, los especialistas de FEMM recomiendan una sesión de mesoterapia facial con vitaminas, ácido hialurónico y aminoácidos a los 30 días del tratamiento, ya que suma hidratación al tratamiento.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *