¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Preservación de la fertilidad: Criopreservación de tejido ovárico

Escrito por el julio 14, 2015 en Avances | 0 comentarios

La criopreservación de tejido ovárico es una técnica de preservación de la fertilidad. Esta técnica quirúrgica, que se utiliza en la reproducción asistida, consiste en extirparle a una paciente tejido ovárico y congelarlo para poder utilizarlo en un futuro. Está indicada, fundamentalmente, en pacientes oncológicas niñas o adolescentes que todavía no han tenido su primera menstruación, aunque también puede ofrecerse hasta la edad de 35 años si no es posible la vitrificación de ovocitos por falta de tiempo. criopreservación

El Hospital Sant Joan de Déu, de la mano del Prof. Justo Callejo, fue pionero en España en realizar esta técnica de preservación de la fertilidad. La Dra. Cristina Salvador i Alarcón y el Dr. Santiago González Núñez, forman actualmente el equipo médico especialista en este tema. El programa de preservación de la fertilidad se inició en el año 2000 y actualmente tienen más de 300 ovarios congelados en espera de la demanda de reimplante. Estos ovarios se encuentran almacenados en el Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona.

El primer nacimiento en el mundo con esta técnica se produjo en el año 2004. En la actualidad ya se han publicado más de 30 nacimientos.
¿A quién va dirigida la criopreservación de tejido ovárico?

Va dirigida a pacientes oncológicas a las que el tratamiento de quimioterapia o radioterapia les puede lesionar la función ovárica. Está indicado principalmente en niñas, a las que no se les puede ofrecer otras opciones de preservación de la fertilidad como la vitrificación de ovocitos, aunque también se puede realizar en pacientes adultas menores de 35 años. Cuanto más joven es la paciente, mayor riqueza de folículos primordiales tiene el tejido.

Hay procesos oncológicos en los que la tasa de células cancerígenas es elevada, por lo que al reimplantar el tejido ovárico es posible que se corra el riesgo de introducir de nuevo células cancerígenas en el cuerpo. En estos casos no se debe realizar la criopreservación, sino que se deben utilizar otras técnicas de fertilidad.
Proceso de la criopreservación de tejido ovárico

La extracción del tejido ovárico se realiza mediante laparoscopia. Existen dos opciones: o bien se extrae todo el ovario o bien únicamente una cuña (corteza) del ovario, que es donde se encuentran las células que podrán madurar y dar lugar al óvulo (folículos primordiales).

En el caso de pacientes infantiles, debido a la pequeña dimensión de su ovario, se suele extraer todo el ovario.

Una vez extraído el ovario, éste se debe fragmentar en trozos de 1 o 2 mm ya que no es posible congelarlo entero. Estos fragmentos se almacenan en el Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona (BST) y quedan congelados hasta el momento en el que la paciente solicita el reimplante. No hay un límite para la criopreservación, por lo que los fragmentos ováricos pueden estar almacenados durante muchos años. Actualmente se están realizando reimplantes de tejidos ováricos que llevaban 16-18 años congelados.

El reimplante se realiza también mediante laparoscopia. Consiste en realizar dos pequeños bolsillos peritoneales en donde se depositarán los fragmentos de tejido: uno en la zona donde con anterioridad se encontraba el ovario y otro justo al lado del ovario que aún tiene la paciente y que ha dejado de funcionar debido a los tratamientos oncológicos.

Debemos esperar entre 3 y 4 meses para valorar la viabilidad del implante, puesto que no funciona inmediatamente. Se realizan controles analíticos para valorar la función hormonal.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *