¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Rinoplastia, presente y futuro de la Cirugía Plástica

Escrito por el marzo 3, 2017 en Avances, Tendencias | 0 comentarios

La rinoplastia o cirugía de nariz se ha establecido como uno de los procedimientos más demandados en la Cirugía Estética actual.

rinoplastia-moran_redu

Hoy en día, la cirugía estética ha cobrado gran importancia en el mundo de la medicina y cada vez son más las personas que desean retocar o mejorar alguna parte de su cuerpo mediante este procedimiento. Dentro de la categoría de las cirugías faciales, la rinoplastia o cirugía de la nariz es una de las operaciones estéticas más demandadas por los pacientes.

La operación de nariz requiere una técnica delicada por parte del cirujano, ya que en sus manos está la capacidad de lograr una nariz armónica en consonancia con el resto de la cara; hablamos de un elemento fundamental de la expresión facial, y de uno de los rasgos más característicos de las personas.

 

¿Cuál es el procedimiento de una operación de rinoplastia?

En la primera cita, el cirujano plástico informará al paciente de en qué consiste la operación, indicando cuáles son los procedimientos, y realizará al paciente una historia clínica.
Tras una primera exploración, y después de estudiar las zonas nasales, se miden ciertos parámetros de salud, como el estado general o los antecedentes médicos. En algunos casos también se pueden llegar a requerir otras pruebas complementarias, como analíticas o electrocardiogramas.

 

¿Cómo es el preoperatorio de una rinoplastia?

Antes de iniciar la operación, el paciente deberá haber seguido las pautas que previamente le habrá indicado el especialista. Entre los cuidados especiales se recomienda no tomar durante la semana previa a la intervención aspirinas, antiinflamatorios, ibuprofeno ni otros fármacos con capacidad de alterar la coagulación.

En la misma línea, tampoco se deben tomar productos herbolarios durante los quince días anteriores a la cirugía, y para los fumadores se recomienda no fumar durante los días previos.
En el caso de que el paciente padeciese algún tipo de molestia, podría tomar nolotil o paracetamol. Durante la noche previa a la intervención, el paciente podrá cenar con normalidad, pero no podrá ingerir ni alimentos ni líquidos a partir de las doce de la noche.

 

¿En qué consiste una rinoplastia?

Según la complejidad del caso, la duración de la operación de la nariz puede durar entre una y tres horas. La cirugía se realiza siempre con anestesia general y bajo el control de un anestesista, que estará presente en el quirófano durante el tiempo completo de la operación.

Previamente, el cirujano habrá informado al paciente de las medidas habituales y extraordinarias que se tendrán en cuenta para garantizar su seguridad. Una vez haga efecto la anestesia, en primer lugar se esterilizará el campo quirúrgico, y posteriormente se iniciará la operación.

En una operación de rinoplastia, además de modificar la forma y/o el tamaño de la nariz, también se puede mejorar la función respiratoria cuando se ve dificultada por problemas en el tabique o las válvulas nasales (setoplastia). Por lo tanto, al margen de una finalidad estética, la rinoplastia también puede ser importante para el aspecto funcional o respiratorio.

Existen dos tipos de rinoplastia, en función del lugar en el que se realiza la incisión.

  • Rinoplastia cerrada: las incisiones se ocultan dentro de los orificios nasales
  • Rinoplastia abierta: se practica una pequeña incisión externa en la base de la columela nasal.

Cada una tiene indicaciones particulares, pero se realice una u otra rinoplastia, para modificar el aspecto externo de la nariz se debe modelar el hueso y los cartílagos, con lo que se cambiará la forma de la punta nasal, el dorso, la proyección, la altura y sus proporciones entre sus distintas partes.

El cartílago del tabique nasal será modificado siempre que sea el responsable de dificultar el paso del aire, y también se puede utilizar como donante de cartílago cuando sea necesario colocarlo en otra zona.

En ocasiones, son las válvulas nasales y los cornetes los que dificultan el paso del aire en la nariz, tratándose entonces cada caso de manera particular.

En el resultado final de una rinoplastia también juega un papel importante la mucosa nasal, por lo que se tratará de manera delicada y conservadora, con el objetivo de tener una nariz acorde a las proporciones faciales y sin el estigma de intervención quirúrgica.

 

¿Cómo es el postoperatorio de una rinoplastia?

En menos de tres horas, la rinoplastia habrá terminado. Una vez concluida la intervención, el paciente pasará a la UCI antes de regresar a su habitación, en la que permanecerá durante un día en observación y reposo.

El postoperatorio no suele ser muy doloroso, aunque durante los dos o tres primeros días suele generar dolor debido a la inflamación. De hecho, al principio, las principales molestias radican en tener la nariz obstruida. Si se produce dolor, éste será controlado mediante analgésicos.

Tras la cirugía, el paciente deberá guardar reposo, en posición semisentada, y deberá ingerir abundantes líquidos debido a la sequedad que produce la respiración oral. Una vez retirado el tapón nasal, es conveniente aplicar regularmente suero salino fisiológico, aunque se debe mantener el vendaje nasal y la férula durante al menos tres semanas. Una vez pasado este tiempo y eliminados los vendajes, se debe proteger la nariz con crema fotoprotectora. En el caso de que las características originales de la nariz reaparezcan, son recomendables los masajes.

Debido a los dolores postoperatorios habituales tras una operación de nariz, el cirujano recetará los medicamentos adecuados, y una vez concluida la estancia hospitalaria, se debe seguir el tratamiento desde casa. Se recomienda dormir boca arriba, evitar los esfuerzos físicos durante la semana posterior y evitar fumar. Además, es conveniente una dieta rica en fibra e ingerir líquidos abundantes para evitar el estreñimiento.

En resumen, las principales recomendaciones para el postoperatorio de una rinoplastia son las siguientes:

  • Dormir con la cabeza algo elevada durante los tres o cuatro primeros días.
  • No apoyar nada sobre la férula nasal.
  • Si salen moratones en mejillas o párpados no preocuparse, ya que desaparecerán a los pocos días
  • Pasear pero protegiendo los ojos del sol
  • Aplicarse crema de protección social
  • Evitar esfuerzos físicos durante las primeras semanas
  • Evitar situaciones que puedan elevar la presión arterial
  • Estornudar exhalando aire por la boca para evitar desplazar el taponamiento nasal
  • Usar humidificador
  • Evitar exponerse a aire frío

Para más información consulta la web de FEMM Cirugía y Medicina Estética o llama al 912086273.

Compartir

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *