¿Necesita ayuda?93 535 12 60

Violencia de género: más cerca de lo que crees

Escrito por el Noviembre 24, 2017 en Top Doctors | 0 comentarios

En motivo del Día Contra la Violencia de Género la Dra. María Elvira Vague Cardona, especialista en Psicología de violencia de género de Valencia y miembro de Top Doctors, explica cuál es el perfil del maltratador y cómo vive la víctima las agresiones sufridas.

 

 

Según un estudio realizado por el grupo del investigador Gottman en 1995, los tipos de maltratadores se dividen en dos según su reacción cardíaca ante una discusión. El primero de ellos hace referencia a aquellos clasificados como “cobra”. La tasa cardíaca de estos maltratadores disminuye ante una discusión con su pareja, son violentos y agresivos con todo tipo de personas; amigos, desconocidos, compañeros de trabajo, etcétera. Además, presentan características antisociales, agresivo-sádicas y predisposición a la drogodependencia. El segundo tipo son aquellos llamados “pitbull”, en los cuales su tasa cardíaca aumenta en la discusión y presentan trastornos de personalidad borderline, con características pasivo-agresivas, ira crónica y emocionalmente dependientes.

Por otra parte, Chase, O’Leary y Heyman en 2001 también clasificó a los agresores como proactivos y reactivos. Los primeros golpean impulsivamente después de sentirse rechazados o celosos. Los segundos golpean de manera fría y calculada, sus pulsaciones bajan cuando su furia aumenta.

 

Cómo detectar un caso de maltrato

La violencia de género tiene importantes consecuencias para la salud de la mujer y de sus hijos. La OMS identificó la violencia de género como un factor esencial en el deterioro de la mujer y las lesiones derivadas de este tipo de violencia podrían llegar a ser irreparables psicológicamente.

Las consecuencias que la violencia de género puede tener para la salud de la mujer pueden ser varias. Entre ellas, la muerte. Como consecuencias físicas se encuentran las fracturas, contusiones, hematomas, etcétera. Además de consecuencias psicológicas como el aislamiento, depresión, tristeza o ansiedad. E incluso llegar a padecer el Síndrome de Estocolmo, la dependencia hacia el agresor.

La violencia psicológica es la más prevalente entre los tipos de agresión que puede sufrir una mujer y a su vez es la más difícil de detectar tanto por la propia víctima como por ser reconocida por los especialistas en Psicología. En este caso el arma más importante con la que cuenta una mujer víctima de malos tratos, tanto físicos como psicológicos es contarlo y denunciar.

 

Tratamiento post-traumático

Las víctimas de violencia de género sufren un gran estrés post-traumático, ya que el suceso tiene lugar en un ambiente seguro como puede ser su propia casa, un ascensor o el trabajo y están más expuestas a tener que reanudar su vida en el mismo escenario del ataque, con el temor que supone volver a experimentarlo.

 

Secuelas de los niños que viven de cerca situaciones de violencia de género

Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad son 44 los casos de mujeres asesinadas en 2017 y 23 los menores huérfanos por violencia de género. Los niños son las víctimas invisibles de este tipo de violencia, ya que también están expuestos a situaciones de malos tratos.

Los hijos de un maltratador crecen inmersos en el miedo. Son candidatos al diagnóstico de toda la variedad de trastornos por estrés traumático, depresiones por desesperanza o de posibles trastornos de personalidad. Incluso sin haber recibido ni un solo golpe, sin un maltrato “directo”.

 

Medidas contra la violencia de género

El compromiso de las administraciones públicas es importante y, sobre todo, estar en constante contacto con el gobierno. Solo de esta manera podrá existir una coordinación y actuación conjunta de todos los ámbitos: sanitario, judicial, policial, educativo y social.

Desgraciadamente, actualmente la violencia de género es considerada un problema exclusivo del ámbito privado por una gran parte de la población. Esta tolerancia social sigue minimizando o invisibilizando en ocasiones el problema. El Gobierno intenta combatir esta creencia en su última campaña contra la Violencia de Género: “Cuando hay maltrato en una pareja, no son solo cosas de pareja”.

Por todo ello, el día 25 de noviembre es un día esencial para aunar fuerzas y lograr una sociedad igualitaria y libre de violencia contra la mujer.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *